Saturday, June 02, 2018

SUDOKU

Tengo que anotarme los nombres,
Antes que me los olvide,
Como aquel restaurante en Praga,
Cerca de la Facultad de Medicina,
El de las lentejas y el risotto.
Tengo que anotarme el día que me vaya,
Como cuando se fueron tantos que no sabían,
Que ese era el día.
Seguro fue en Praga?
Mis caminos cerebrales se están cruzando,
Crecen murallas y aparecen ríos,
Y a veces,
Sólo a veces,
Se me vuela la memoria mas allá de lo vivido.
Quizás si la entreno no me pierda,
Quizás ya sea tarde,
Para qué?
Tal vez sea mejor extraviarse en el tiempo,
Que recordar en silencio.

Thursday, May 24, 2018

EL CUARTO CIRCULO

Nada puede detener mi descenso,
Ni sus gritos roncos y crujientes que cementan mi paso,
Ni el lodo sanguinolento que se interpone a mi avance.
Imposible pararme en mi caída,
Improductiva excusa para obstruir mi derrumbe.
Nada pudo evitar el gatillo.
Rojo hinchado de ira extraviada,
Traté en vano de callar su aullido.
Si he bajado no ha sido por placer,
Sino porque Él lo ha decidido,
Suficiente para desplomarme al vuelo,
Suficiente para traspasar el tiempo.
Los condenados se fusionan y desmoronan,
Como si el tiempo los expulsara al juego.
Es que acaso no han hombreado demasiado?
Cuánto pecado es necesario para arder aquí en lo profundo?
Combate eterno, la lucha va y vuelve sin cesar,
No hay descanso, sólo continuidad infinita.
No hay tiempo, sólo infinitud,
Esfuerzos sin fin para un fin sin premios.
Inútiles!!!
Es que no veis que siempre acabarás en el mismo hoyo?
El círculo se ensancha y se comprime,
Los músculos estallan y vuelven a reconstruirse,
Si ya no hay muerte,
Si la vida es un recuerdo perdido en la memoria,
Cuál es la recompensa?
La ignorancia extrema es la lección,
La sabiduría es la ausencia.
Locas criaturas,
No seré vuestro alimento,
Menos aún vuestra compañía.
Que el pantano de fuego cierre toda esperanza,
Que la carne deshecha se desparrame en el lodo oscuro,
Y el laberinto del nunca mas finalmente se cierre al cielo.

Saturday, May 19, 2018

YA NO VOLVERE

Ya no volveré a despertar hasta oir el sonido de la insólita metralla.
Cada uno cavará entonces su ansiada tumba,
Descompondrán sus carnes y sus sombras,
Y verterán el grito que resonará por toda la infinidad.
Imposible atravesar la sólida muralla con peso muerto,
Si la razón futura se troca en vida.
Qué nos queda después de la promesa?
Dolor perfecto y esencia cierta.
Maldita raza imperfecta.

A-C-O-M-P-A-S-I-O-N-A-D-O

No puedo sentir lo perdido por la suerte compasiva,
Cuando en derredor hay sólo tormentos y almas fugaces,
Vivir en la maldita lluvia que fuerza mis versículos,
Me cierra los caminos del adoquín perdido.
Densa negrura que desciende a través de las tinieblas,
Pestilente olor que invade lo corriente hasta fundirse,
En la piel del penitente.
Ladran ansiosa y cruel los monstruos de mi memoria,
Escupe los pensamientos escondidos,
Hasta fundirlos en el lodo de la historia.
Los ojos negros, los pelos rojos, el vientre inmenso
Y las patas escaldadas por los espíritus rentados.
El gran gusano mordió mis pechos y todos mis miembros se agitaron.
Los fantasmas me invadieron y desgranaron mi angustia,
Despeinaron la envidia que colmaba mi medida,
Y condenaron mi pena a la eterna vagancia del olvido.
Verter mi sangre en el lecho sagrado no atenuó la tormenta.
Dónde están, dónde se han ido?
Volver no pueden, partir tampoco,
Entonces? En-ton-ces?
Entonces escupió los ojos que había mantenido unidos,
Inclinó el torso ciego al compás del velo,
Y volvió a caer en el olvido.

PUERTA DE PARTIDA

Agonía perturbadora en un mundo vacío,
Dolores infinitos para una existencia imposible,
Sueños etéreos como única salida,
Para qué seguir golpeando la puerta cuando la nada es el umbral
Que espera del otro lado.
No se puede prolongar una agonía,
Ya no hay esperanza en la esperanza,
Ya no hay sentido en el sentido.
El cielo cierra sus puertas,
El hombre cierra sus puertas,
El  descanso permanente se convierte en un dolor sin límites,
La carne magra escapó de los límites,
Ni la noche espera al día,
Sin embargo la danza continúa.
Para quién?
Es la eterna pregunta de la historia sin fin.

Thursday, May 17, 2018

CANSADO DE TANTO INUTIL

Estoy cansado de tanto inútil poderoso,
Estoy cansado de tanto sabiondo con billetes,
Estoy cansado de tanto patrón en un mercedes,
Estoy cansado de tanta furia contenida,
Estoy cansado de tanta gente sin techo,
Y de techos tan arriba,
Estoy cansado de escuchar viejos sermones,
Estoy cansado de que se recuesten en el otro,
Estoy cansado de que me aplasten con sonrisas,
Estoy cansado de disculpas hipócritas y vidas que se escurren,
Que se escurren por negligencias e impericias,
Y también por que no les importan una mierda,
Estoy cansado de usted y su cohorte de ladrones y mafiosos,
De sus paraísos y guaridas,
Estoy cansado de pensar que no hay mañana,
Estoy cansado de vivir oscuridad y mentiras,
Estoy cansado,
Estoy podrido,
Pero aunque no lo parezca,
No estoy vencido,
Sólo asqueado.

Monday, March 26, 2018

TRISTE

Triste páramo de vida lúgubre y siniestra
Como armonía ardiente perdida en el pozo ciego
Trincheras de sal servidas al dente
Esperando amanecer escondido en tu cuerpo silente.
Acongojadas piedras molidas en ají
Acomodadas almejas de arena espumante
Quién pudiera estrechar tu sombra
Quién quisiera mecer tu vientre.
Burbujeantes espejos de fino trigo
Reflejan el vino volcado en la mesa
Y aquél que sólo acuerda hendir la rodilla al vuelo
Percibe a duras penas
La sangre rodar por su cuello

Thursday, March 15, 2018

LA PUERTA Y LA BARCA



Soy el paso prohibido, la eterna entrada hacia la humedad sufriente. Soy la transpiración áurea del siguiente puente.
En mi está el conjunto vacío y lleno al mismo tiempo.
El amor, la pena, el conocimiento y la estupidez, lo blanco y lo oscuro, el arco iris del ilustre ignorado y el fulgor del adorado, lo extraordinario y lo vulgarmente olvidado.
Si me siguen compartirán el aturdimiento y la decadencia.
Acaso te perturban estas ideas? A mi me acongoja la ignominia de este subsuelo perdido por los que han extraviado la substancia y sus cadenas.
Almas de arena, sin peso ni condena, que naufragan en la nada de las rocas, el moho y la tosca efervescencia.
No me toques, ni siquiera aún sin manos, sin presencia, no me puedo permitir mas contacto que tu nublada evanescencia.
No me hables, no te entiendo a tí, menos entenderé esas miles de lenguas, sin sonido y revueltas en maullidos de inmensa malevolencia.
Transhumante suplicio, miserable suerte de infinitos destinos entroncados al centro del universo por las palmadas del dolor y del martirio.
Yo lo oigo, y tú?
Caminas entre sus voces como si fueran senderos sin peaje hacia rutas salvajes sin audiencia y caídos del éter de perdidas razones en vuelo sin fin.
Aquellos que avanzaban como turba, mezcla de melaza sanguinolenta y mugrosa, agusanada y prendida por los insectos partidos en alas de sal y fresno, no merecían mas atención que la faena de la bestia aposentada perdida del firmamento.
Extraviados por Él, dejados caer en la humillación de no haber sido.
Confieso haber reconocido algunos, de la misma manera que me sentí apercibido por lo que no fui ni debí haber sido.
La marea de los que no existieron jamás podrán perturbar mi ruta ni mi planeo.
Nada mas fácil que cruzar un río seco en pleno arreo. Es qué no veis lo que yo veo?
Es sólo una canoa en un lecho muerto, tan difícil es entender el sentido de lo nuestro?
No veo, no siento, no lucho, no sufro, no sangro y no espero.
Cruzo hasta la otra orilla esperando encontrar el nido abierto.

Wednesday, March 14, 2018

RESPLANDOR CIEGO


El arribo de la noche abre las puertas del descanso y despierta los sueños para que empiecen su juego. Serán estos capaces de elaborar una bella historia, o terminarán como siempre vagando entre las sombras de mi ausencia?.
Quisiera sentirme inmortal para viajar a través de los siglos de la hiedra y poder traspasar los límites del tiempo venido y por venir.
Flotar atemporalmente por las galaxias hasta llegar al punto inicial y empezar de cero, allí donde nació el Todo.
Antes que las gentes emergieran y después que el ocaso las durmiera, y en ese ir y venir ser uno y otros, desde aquél que todo lo sabe hasta el que por cierto sólo tiene su ceguera.
En ese infinito camino, esquivar el de la salvación y el de la victoria, pues no creo ser merecedor de ninguno de esos trofeos, ya que he de callar, sino por loco por sabio eterno.
Pero si no es deseado por mi ese ascenso, que retorne a mi vacuo lecho, y entonces duerma vacío sin siquiera comenzar el vuelo.
Será posible que no comprendo si es el temor de lo desconocido lo que me hace retroceder apenas intento?
O es el temor de volverme a encontrar con Ella, quien promete ser mi guardiana y protectora en este tenebroso viaje hacia el eterno sentir de un ser perpetuo.
No se si quiero saber las respuestas que me llevan a recorrer el perenne sendero hacia el fuego/hielo, quizás hoy no, tal vez mañana, en otra noche, bajo otro cielo.