Saturday, May 21, 2005

SIEMPRE HE VIVIDO EQUIVOCADO

 ...siempre he vivido equivocado.....Cuando me di cuenta que había transcurrido toda mi vida equivocado, y que éramos simples marionetas de los caprichos de los izquierdos y los derechos decidí cambiar radicalmente y me juramenté responder sólo al centro. Mi primer problema fue al salir a la calle, por suerte hay un solo ascensor y está en el medio del pasillo, pero allí comprendí con horror que vivo a la izquierda del mismo, cosa que me resulta insoportable por lo que traté de convencer en vano a mi vecino del medio, a mi diestra, que cambiemos de departamento. Eso me ha decidido a emprender una mudanza urgente, estoy buscando departamento (por si alguien sabe) en Caballito (centro geográfico de esta pervertida ciudad), quizas en Cordoba, ya que es el centro de Argentina, no,mejo aún  en el Ecuador, para estar en el centro del hemisferio. Al comienzo de mi pesadilla caminaba por el centro de la vereda, pero pronto me di cuenta de la magnitud de mi error, ya que había otra vereda en el lado opuesto, a veces a mi izquierda y otras a mi derecha, lo que me generaba un estado de convulsión catatónica que terminaba con mi cuerpo en el piso y arrojando extraños liquidos por mi boca. Esto se solucionó cuando empecé a caminar por el medio de la calle a pesar de los exabruptos de los choferes de autos y colectivos que no entendían que los equivocados eran ellos. Para no alterarme ni un milímetro de mi camino, por las noches salgo y con un metro y un tacho con cal voy marcando el centro de la calle, exactamente, para poder así a la mañana siguiente ir tranquilo a mi trabajo del que estoy por suerte a solo cuarenta y cinco cuadras (es lo que me recomendó caminar mi cardiólogo). Pero todavía no pude ir a trabajar pues recién llevo pintadas dos cuadras, porque algún zurdo o derecho malintencionado se empeña en borrar lo que yo con tanta devoción y empeño pinto de noche. En vano fue que una madrugada tres policías trataran de frenar mi cometido, por suerte había uno sensato que me escuchaba y al que yo sólo le hablaba, el del centro por supuesto, a los del costado ni les dirijía la palabra. Igual esa noche, muy a mi pesar tuve que volver a mi casa, aquejado por la duda de si iba por el buen sendero. Este alumbramiento de conocimiento me hizo desplegar odio por mi madre, zurda de nacimiento y de quién heredé semejante herejía, tampoco soporto al derecho de mi padre, el cual nació con semejante defecto. No soy ambidiestro porque odio los conversos y los que quieren quedar bien con Dios y con el diablo. Comer me trae dificultades, no soporto lo que me sirve la mano izquierda y escupo lo que me da la derecha. Estoy anotado en transformaciones para que mis ojos estén en el medio exacto de mi frente (uno encima del otro), y hacer de los dos pulmones uno bien al centro. No escucho ni con el oído izquierdo ni con el derecho y cuando me internaron en terapia intensiva exigí que pusieran una cama de más, había seis, y no podía determinar la del medio. Sufro horrores de pensar que el corazón está un poco desviado hacia la izquierda y me desespero cuando para ubicarme, la enfermera le dice al doctor, aquél, el que está a la derecha de tal o a la izquierda de cual. Por Dios!!!No ven que estoy al centro.!!!No se cuanto durará este martirio, pero por las dudas ya me reservé una fosa en el medio del cementerio.

3 comments:

Anonymous said...

Eso se llama ecuanimidad, y es tan difícil,pero,seguí adelante y si la encontrás, pasame la receta, que yo tambiém la necesito.
Su

soleil said...

Leyendo tu blog el principio es diferente del final..es como que te estas encontrando lentamente

CECILIA SOTO said...

La obsesiva complusion de querer "centrarnos" de llegar a la "normalidad" de las cosas, de sentir compasion y a veces autocompasion de nosotros mismos, es lo que nos hace diferentes al resto de los cuerpos.....