Wednesday, September 28, 2005

Perra


Forcejeaban entre mordiscos y tarascones. El quiso imponer su fuerza, ella le respondió con astucia. Se separaron unos metros para volver a contemplarse. Se midieron, se olfatearon a la distancia y se gruñeron unos instantes. Ninguno se animaba a tomar la iniciativa, se deseaban, pero al mismo tiempo el instinto salvaje los retenía. Ella amagó por un instante , fue suficiente para que el se abalanzara con furia. Se clavaron los dientes sin contemplaciones, se tironearon de los cuellos y rodaron sobre el callejón desierto.Inmediatamente se separaron como pidiendo un respiro, ella babeaba incesantemente y el sangraba por el hocico dificultando su respiración, pero no estaba dispuesto a retirarse vencido. De golpe como al unísono se elevaron y se chocaron brutalmente, con las fauces bien abiertas y buscando los lugares claves. Ella fue más rápida, quzás era un poco mas joven, y de un golpe certero clavó sus colmillos superiores profundamente en su cuello hasta casi chocar con sus inferiores y puso fin a la historia, desgarró brutalmente la carne, bebió de su sangre y luego se tiró a un costado a contemplar su agonía. Cuando no quedaban mas latidos, se dió media vuelta y con andar seguro y porte triunfador se dirigió al final del callejón. Al llegar a la avenida, en la madrugada de luna llena, se incorporó sobre sus extremidades traseras, y se encaminó decidida y desfiante de vuelta a su casa. Desnuda, erguida,
con sus macizos y enormes pechos de pezones puntiagudos señalando el camino, por el medio de la calle, su abundante cabellera rubia caída naturalmente sobre su espalda hasta alcanzar la cintura, su pubis latiendo frenéticamente, su boca entreabierta y sus ojos grises acerados que reflejaban la luz de la luna, ante la mirada atónita de apenas unos pocos borrachos vagabundos que deambulaban a esas horas por el vecindario como únicos testigos del paso de esa figura urbana que iba a ser leyenda.

1 comment:

Pato Grovas said...

muy bueno, muy furioso, que despiadado retrato sobre el sexo debil!! cuidado!!! cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia...
Pagaria por saber que inspiro al poeta para tan feroz relato..
un comentario mas: queres ver a una mujer mala , hace enojar a una mujer buena!