Monday, October 17, 2005

La piedra

Creo que la vi pasar por sobre mi cabeza, rebotó contra la pared y salió despedida hacia el medio de la calle. Un auto que pasó a velocidad la mordió de costado y avanzó fácil cincuenta metros por el impacto, allí mismo un colectivo antes de que caiga le dió de lleno con la trompa y la arrojó otros cien metros adelante subiendo a la vereda. Un chico que venía caminando se creyó Maradona y le pegó un puntinazo que la envió otros cincuenta metros. Allí eran cuatro los chiquillos que se pusieron a jugar con ella y cual un partido de futbol se perdieron de vista al doblar la esquina. ¿Por qué mi interés por una piedra? Porque creo que era la primera, aquella del inocente, el libre de culpas,...esas de las que hay muy pocas...

1 comment:

Pato Grovas said...

y si lo hubiese sido?...luego de tan traumatico contacto con la realidad hubiese tenido que acostumbrarse de golpe a soportar las patadas de la vida, las paredes que se ponen delante y detienen, los que sin pudor te pasan por arriba y te aplastan..entonces hubiese inmediatamente perdido su inocencia y ya no podrias diferenciarla a simple vista, de tantas otras piedras, que hay a la vuelta de tantas otras esquinas aunque... quizas y ojala guardara adentro esa inocencia que creiste ver!!!