Monday, October 23, 2006

95 octanos


He empezado muy temprano, demasiado,
El alcohol recorre mis venas encendiendo mi sed,
Necesitaba inundarme en aguardiente para apagar el fuego de mi furia,
Como un olvidado al costado de la ruta,
Soy un surtidor que deambula esperándo por un fósforo,
Aquél que me libere y me condene,
Me vuelva llama incandescente,
Para poder apagar el sociego de mi ira,
Mucho alcohol, quizás demasiado, quizás no lo suficiente,
Quizás el necesario para volar en un segundo,
O para caer pesadamente en el sueño del olvido.
Pero me equivoco nuevamente,
Porque cuando sueño, vivo,
Y es despierto que deambulo muerto.
Tanto alcohol, quizás demasiado,
Tal vez muy poco,
Pero se mezcla con mi vieja sangre,
Y la sublima en sangre nueva,
Blanca, pura, cristalina, ardiente y por sobre todo,
Deliciosamente inflamable.
Llénala de nuevo Sam,
Que ya no veo del otro lado de cristal,
Que ya ver no quiero, aunque aún siento.
Ven amiga, seamos dos los que naufraguemos,
De a dos todo es más fácil...yo pago...

7 comments:

soleil said...

Acepto el pago
Aunque no me gusta la bebida
Un mmento compartido
Vale más que nada...
El sabor de un trago
En la soledad de la noche
Vamos a compartirlo...
¿Cuándo?...Quizás mañana

Anonymous said...

Cuando el alcohol invade mi cuerpo,
soy un océano enfurecido

Anonymous said...

Raspa tus dedos contra el pavimento y sentirás el fuego de la calle invadir tu cuerpo

Anonymous said...

¿Sabes nadar bajo el alcohol? Yo te enseño..

Anonymous said...

Mucho alcohol en tu memoria

Anonymous said...

Yo prefiero la energía aeólica

Anonymous said...

Nunca rechazo una invitación