Friday, October 13, 2006

Llueve detrás de los cristales



Llueve, detrás de los cristales, ¡mis cristales!,
Porque estoy llorando y a chorros baño los vidrios de mis ridículos lentes,
Estoy llorando de furia y con furia,
Como lloraba Oliverio con toda el alma y a lágrima viva,
Con el esqueleto partido y el corazón borroneado,
Con sangre de mi sangre y saliva de mis sienes,
Mis ojos vomitan a más no poder,
Dejé abiertas las canillas del llanto para licuar la inundación de adentro,
Y bañar mi cuerpo por fuera con mi propia fuente.
Estoy llorando con los cordones sueltos y la corbata anudada,
Bien fuerte, bien arriba para que exprima hasta que no quede una gota,
Tan siquiera una guardada por si acaso,
No quiero reservas,
Y cuando no quede mas nada,
Transmutar mi seco cuerpo en agua, y dejarme escurrir por el asfalto,
Hasta encontrar una rendija donde filtrarme,
Y allí mezclarme con otras aguas,
Arrastrarme al compás de la corriente
Para terminar en un río, un mar o en el océano final,
Cual si hubieran tirado mis cenizas después del gran incendio,
Una vez acabado mi tiempo, como cumpliendo mi último deseo.
Llueve detrás de los cristales y me estoy ahogando, pero quiero.

2 comments:

mucha said...

No te ahogues
Respira profundo
La vida es más...
Es importante
Comienza hoy
Vive el ahora
Porque mañana será tarde
Juégate todo

Anonymous said...

Aprende a nadar, pues cuando llueve tan intensamente tarda en parar